Movimiento por la abolición de la carne

Resolución por la abolición de la carne

Una resolución por la abolición de la carne ha sido escrita de manera colectiva en Internet:

Porque la producción de carne implica matar a los animales que comemos,

porque muchos de ellos sufren de sus condiciones de vida y de matanza,

porque el consumo de carne no es una necesidad,

porque no debemos maltratar o matar sin necesidad a los seres sensibles,

la cría, la pesca y la caza de los animales por su carne así como la venta y el consumo de carne animal se deben abolir.

(traducido del francés por Lise Defrance)

Movimiento por la abolición de la carne

La mayoría de la gente cree que no se debe matar a un animal sin razón seria. En Francia, el mismo Código Penal prohíbe matar sin necesidad a una vaca, un cerdo o un pollo.

Es cada vez más conocido que la carne no es necesaria para vivir con buena salud.

¿No habrá llegado el tiempo de pedir la abolición de la carne?

¿Por qué no hacer de esta petición -aparentemente enorme y sin embargo tan sencilla- un objetivo federador del movimiento animalista mundial?

Por cierto hay que seguir describiendo, haciendo sentir y denunciando los sufrimientos y las privaciones sufridas por los animales. Hay que seguir pidiendo la interdicción de las prácticas juzgadas como las más chocantes: jaulas minúsculas, mutilaciones, ceba, corrida… Hay que seguir evidenciando la realidad y la importancia de su sensibilidad así como de la nuestra. Seguir cuestionando el especismo. Seguir promocionando el vegetarianismo y el veganismo.

Pero esto no es suficiente.

Ya se ha vuelto incoherente el hecho de no expresar claramente la petición política de abolición de la carne.

Ni siquiera nos atrevemos a formular esta petición tanto nos parece quimérica. Sobre todo, tememos pasar por fanáticos que quieren imponer sus ideas a los demás.

Estamos equivocados. Es un error que consideremos al menor comedor de carne como un defensor de los mataderos. Un error que supongamos -sin saberlo- que la sociedad todavía no estaría lista para entender esta petición, y aún menos para debatir de ella.

En el siglo XVIII, la esclavitud de los humanos era legal, y una pieza maestra de la economía colonial. Parecía entonces quimérico imaginar abolir aquella práctica universal y milenaria. Inspirémonos de los activistas de entonces que se organizaron para hacerla ilegal.

A nosotros nos toca trabajar, cada uno a su manera, en una campaña de amplitud mundial por la abolición de la carne.

En los futuros mensajes de este blog iré compartiendo el conjunto de elementos que me han convencido de que tal objetivo puede alcanzarse en numerosos países antes del fin de este siglo.

Antoine Comiti

(traducido del francés por Lise Defrance)

Anúncios

Deixe um comentário

Preencha os seus dados abaixo ou clique em um ícone para log in:

Logotipo do WordPress.com

Você está comentando utilizando sua conta WordPress.com. Sair / Alterar )

Imagem do Twitter

Você está comentando utilizando sua conta Twitter. Sair / Alterar )

Foto do Facebook

Você está comentando utilizando sua conta Facebook. Sair / Alterar )

Foto do Google+

Você está comentando utilizando sua conta Google+. Sair / Alterar )

Conectando a %s